Hoy es Miércoles,
19 de Febrero de 2020
     
 
LOS EMPRESARIOS DE MIJAS RENUEVAN SU APUESTA POR EL PEM Y APRUEBAN UNA AMPLIACION DE CAPITAL - leer más
 
     
     
   
     

nuestro proyecto junta directiva localizacion sala de prensa

Descargue flash player para ver estas imágenes.
 
El Parque Empresarial de Mijas, PEM, es el resultado de aunar la ilusión y el esfuerzo de más de doscientos empresarios de Mijas y su entorno por dotarnos de unas infraestructuras empresariales, industriales y económicas de primer nivel.

La falta de respuesta de las administraciones públicas a las necesidades de espacio y equipamientos que la actividad productiva y generadora de empleo ya presentaba a finales de la década del pasado siglo motivó la movilización del empresariado local en la búsqueda de soluciones a sus problemas.

El análisis e intercambio de impresiones con las Administraciones Públicas deparó la adquisición de una amplia parcela en la zona conocida como La Atalaya donde construir la mayor tecnópolis del sur de España, con un desembolso cercano a los ocho millones de euros. De esta forma, los empresarios de Mijas ofrecieron al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía terrenos, proyecto y capacidad inversora para hacerlo realidad.

Nueve años más tarde el proyecto sigue estando en papel, no así la agrupación empresarial que lo alienta pese a la falta de entusiasmo y colaboración de la que, en ocasiones, han hecho gala las administraciones públicas que en un principio tutelaron la iniciativa. Las mismas que en 2006 cambian la calificación urbanística de los terrenos adquiridos haciéndolos inviables para la actividad industrial.

Pese a todas las dificultades, y sin renunciar a que en un futuro sus terrenos vuelvan a ser aptos, el PEM siguió trabajando en la búsqueda de suelo donde ubicar su proyecto. Una postura rotunda y, a la vez flexible, que en 2009 propició que la Junta de Andalucía invitara al PEM a participar en la construcción, desarrollo y gestión de la futura zona industrial de la localidad que, tras la revisión del Plan General Urbanístico (PGU) y acorde con el Plan de Ordenación del Territorio de la Costa del Sol Occidental (POT), se situará en la zona conocida como El Chaparral y se desarrollará como Área de Oportunidad.

En estos momentos de profunda crisis económica en el que el valor de un puesto de trabajo ha adquirido dimensiones vitales para todos, se hace más imprescindible que nunca la amplitud de miras, la flexibilidad y, sobre todo, la búsqueda de soluciones para seguir teniendo una presencia empresarial fuerte y competitiva. Generadora de empleo y dinámica para el consumo que mantenga viva sinergias económicas en constante movimiento y expansión.

Los empresarios de Mijas nos jugamos mucho, y no sólo a nivel económico, sino también desde una perspectiva personal ya que nuestra implicación con Mijas es total. La mayoría de los que formamos el Parque Empresarial de Mijas, PEM, mantenemos un compromiso de fidelidad con nuestra tierra, bien por nacimiento o afinidad, que nos motiva para trabajar por su presente y futuro. Y no puede haber futuro si no hay trabajo, ni se crean las condiciones óptimas para ello.

La decisión del PEM de trabajar conjuntamente con la Junta de Andalucía es valiente y supone todo un reto que estamos preparados para asumir. Mijas y su futuro lo merecen.

UN POCO DE HISTORIA

El 3 de octubre de 2002 se constituye la Comunidad de Bienes del Parque Empresarial de Mijas, PEM. La asociación aúna los esfuerzos y anhelos de 232 socios, representando al mismo tiempo los intereses de sus más de 4.500 empleados, e indirectamente de otros profesionales que sin duda se verían beneficiados de las nuevas infraestructuras empresariales. Ventajas de las que igualmente disfrutaría la población en general y muy especialmente aquellos vecinos que soportan en los bajos de sus casas actividades empresariales que generan ruidos y molestias gran parte del día.

La iniciativa empresarial tuvo tan buena acogida ante la Administración local, consciente de la carencia de infraestructuras industriales y la falta de proyectos públicos para paliarlo a corto y medio plazo, que lo declaró ‘Proyecto de Interés Social’ en una sesión plenaria ese mismo año.

Las empresas que gestaron la Comunidad de Bienes procedían de distintos sectores de la actividad, que con ligeras modificaciones se mantienen hoy día, dado su carácter tradicional y familiar de profunda arraigo local:


El 1 de octubre de 2003, la Comunidad de Bienes adquiere 1.560.000 m2 en la finca conocida como ‘Las Cuatro Suertes de La Atalaya’ situada a 9 kms. del casco urbano de Mijas por su excelente ubicación, escaso valor medioambiental y con una vía de comunicación (la MA 426) que posteriormente se convertiría en la A-7053 sobre la que la Junta de Andalucía planeaba convertir en autovía al ser la vía natural que comunica el Valle del Guadalhorce con el litoral malagueño a la altura de Fuengirola.


Para la adquisición de los terrenos se tuvo en cuenta la opinión del Ayuntamiento de Mijas quien los seleccionó de una terna propuesta por el PEM en aras de facilitar la ejecución del proyecto en total sintonía con el futuro desarrollo urbanístico del municipio. El alcalde de entonces, el socialista Agustín Moreno, aprobó la operación contando con el visto bueno de la Junta de Andalucía, quien ratificó su elección y apoyó sin reservas el proyecto empresarial meses más tarde con una visita institucional del presidente Manuel Chaves.


Con los terrenos adquiridos, desembolsando más de 7 millones de euros, y el plácet de las administraciones locales y autonómica, la Junta Directiva del PEM encarga a destacados arquitectos la elaboración de un ambicioso proyecto. Fruto del trabajo y la ilusión, meses más tarde se presenta un modelo de parque empresarial moderno (amplios accesos, parcelas individualizadas con sistemas integrales de seguridad, vivero de empresas, edificio de actividades múltiples empresariales con especial dedicación al I+D+D, etc.), respetuoso con el medioambiente (tratamiento de residuos, paneles solares, almacenamiento de aguas de pluviales, etc.), y equipado con los recursos imprescindibles para atender y facilitar las necesidades sociales de los trabajadores y visitantes (zonas verdes y deportivas, zonas de servicios, aparcamientos y transportes público, guarderías, área deportiva, área sanitaria, etc.) Todo ello con una inversión estimada en 330.000.000 €.


Con el proyecto elaborado, PEM y Ayuntamiento comienzan a dialogar para adaptar las pretensiones empresariales a la realidad urbanística del municipio, y para agilizarlo en el tiempo se plantea la necesidad de elaborar un Convenio de Planeamiento Urbanístico acorde con lo que se conoce del PGOU, por aquel entonces en revisión.

En octubre de 2005, Agustín Moreno, Alcalde de Mijas vuelve a dar garantías para la construcción del PEM afirmando que “en la aprobación inicial del PGOU está plasmado el Parque Empresarial de Mijas y va a seguir el mismo trámite que sigue el documento, de manera que cuando se apruebe el plan definitivamente, que calculo será a mediados del 2006, el Ayuntamiento otorgará de inmediato las licencias necesarias para su construcción”.

El 18 de mayo de 2006 tiene lugar la firma del Convenio de Planeamiento Urbanístico cuyo coste asume en su totalidad el Parque Empresarial de Mijas.



Dos meses después, el 18 de julio de 2006 la Junta de Andalucía en un intento por poner orden en los desmanes urbanísticos de los municipios costeros, aprueba una norma de rango supramunicipal, el Plan de Ordenación del Territorio de la Costa del Sol Occidental, POT, con el que pretende establecer los elementos básicos para la organización y estructura urbanística de los municipios, siendo el marco de referencia territorial para los PGOU municipales y las actuaciones con incidencia en la ordenación del territorio. Una norma que entró en vigor en octubre de ese mismo año.

La aparición del POT supuso un revés para las pretensiones del Ayuntamiento de ubicar el PEM en los terrenos adquiridos por los empresarios, ya que la Junta de Andalucía en contra de lo manifestado marcó una línea divisoria sobre el mapa municipal que impedía urbanizarlos. Sin razones objetivas ni explicadas aún hoy día, los empresarios del PEM vieron cercenadas sus pretensiones de futuro al encontrarse de repente que sus terrenos adquiridos por cerca de 8 millones de euros no eran aptos para la actividad industrial ya que la Junta los había calificado ‘de alto valor medioambiental’.

Por el contrario, el POT situaba un Parque Empresarial en la zona próxima a La Alberquilla, de alta densidad poblacional, aunque no oficialmente. Una futura zona industrial a desarrollar a largo plazo, como el tiempo se está encargando de demostrar. Seis años han transcurrido en estos momentos y aún no se ha movido una piedra sobre los terrenos previstos por la Junta.

En el otoño de 2006 comenzaba un duro y lento calvario para los empresarios de Mijas que veían como se les cerraba la puerta al futuro sin posibilidad de alternativas. El devenir político propició meses más tarde el más absoluto mutismo del Ayuntamiento y la Junta de Andalucía que pasaron a ignorar a los empresarios locales y los problemas endémicos que seguían padeciendo año tras año.

Los siguientes años no fueron mejores para el proyecto Parque Empresarial de Mijas, ya que los empresarios locales no sólo acuciaban la falta de infraestructuras y el inicio de la gran crisis económica que se materializó en 2008, sino que tuvieron que soportar envites de difícil calificación por parte de la Junta de Andalucía y sus empresas públicas que ya empezaban a utilizar el nombre de ‘Parque Empresarial de Mijas’ en referencia a la nueva zona industrial que marcaba el POT y el PGOU. Un intento de solapar la iniciativa original de los empresarios de los que la Administración únicamente quería su capacidad inversora como meros clientes de las futuras parcelas de la nueva zona industrial.

Pero los empresarios del PEM nunca se han callado, ni mucho menos sometido a los poderes públicos, perseverando en el valor de su iniciativa más allá del efímero paso de las personas que regentan un Ayuntamiento o una Administración Autonómica.

La Junta directiva del PEM con su presidente a la cabeza, Julio Fernandez, han seguido reivindicando la necesidad de dotar a Mijas y su entorno de modernas infraestructuras industriales y empresariales. Y así lo han puesto de manifiesto en cuantas iniciativas de información y concienciación han desarrollado hasta el momento.

En la actualidad el proyecto Parque Empresarial de Mijas y la fuerza inversora y generadora de empleo de los empresarios locales se ha impuesto a la realidad económica del momento y las tesis políticas más obscurantistas. Aún sin renunciar a reivindicar La Atalaya como la zona natural de la expansión industrial de Mijas, en un verdadero esfuerzo y ejercicio de responsabilidad la Junta Directiva del PEM ha respondido al ofrecimiento que en octubre de 2009 le hiciera la Junta de Andalucía, a través de la Empresa Pública del Suelo, EPSA, de iniciar conversaciones para sumarse al diseño, construcción y posterior gestión de la futura zona industrial de Mijas, contemplada en el POT.

Una invitación que el exconsejero de Ordenación del Territorio, Juan Espadas, confirmó en el Parlamento Andaluz el 18 de febrero de 2010 informando que por iniciativa de su consejería, la EPSA había trasladado a los empresarios del PEM una propuesta verbal de actuación en el Área de Oportunidad con una estimación de parcelas netas, edificabilidad y costes.

Compromiso que asumió su sucesora Rosa Aguilar, a tenor de lo cual se celebraron varias reuniones en Málaga (con el delegado provincial de Obras Públicas, Enrique Benítez) y en Sevilla (con el Director General de la Oficinal de Colaboración Territorial, Social y Ciudadanía, y de Gestión de Datos, Manuel Pérez Trillo).

El relevo de Aguilar por Josefina Cruz en la consejería de Obras Públicas (octubre 2010) y la sustitución de Jorge Cara por Fermín Moral Cabeza al frente de la EPSA (noviembre 2010) ha supuesto la reestructuración de ambas instituciones sin que ahora el PEM tenga interlocutor válido, ni nadie en ambas instituciones quieran recoger el testigo que por herencia, responsabilidad y compromiso político deberían mantener.

Ante tal desamparo por tres veces se ha pedido la tutela del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, sin que hasta el momento (enero 2011) se haya tenido respuesta alguna.

 


telefono
contacto
agenda y anuncios
documentos
galería de fotos
videos
     
 
Buscador de Empresas PEM
Nombre
Actividad
Localidad
 
     
  El Tiempo en Mijas  
     
area empresarial
area institucional
enlaces de interés
  © PARQUE EMPRESARIAL DE MIJAS | Todos los derechos reservados | Términos de uso | Inicio